lunes, 18 de febrero de 2008

¿Qué sombrío futuro nos espera?


El futuro solo aparece sombrío, pero siempre ha sido así, no hay nada nuevo. Se puede ir lo más atrás en la historia de la humanidad, al primer momento del principio cuando Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso y encontrarán que el futuro siempre ha sido sombrío. Sólo piensa en Adán y Eva expulsados por Dios y las puertas cerradas detrás de ellos. ¿Cómo sería sul futuro? Debe haberles resultado muy sombrío. Todo lo conocido desapareció: la certeza, la seguridad, su mundo, todo les fue arrebatado ¿Cuál era la esperanza del futuro? Sólo oscuridad, muerte; debió de ser aterrorizador.
Y esto no es una parábola: cada vez que nace un niño, el futuro se ve sombrío, porque se le separa de nuevo de la matriz --del ambiente seguro de la matriz-- ; el niño desamparado es expelido ¿Qué piensa uno del niño? Los psicoanalistas dicen que el trauma más grande es el trauma del nacer y la persona lo sufre toda la vida. La palabra trauma viene de la raíz que significa “herida”. El trauma del nacimiento es la herida más grande; es raro encontrar una persona cuyo trauma de nacimiento haya sido sanado.
Sólo se cura cuando la persona llega a la iluminación, porque cuando una persona llega iluminarse vuelve a la matriz eterna de Dios; de otro modo la herida sigue doliendo.
La vida entera trata de esconder esa herida, pero ocultándola no desaparece. Cada niño que nace, viniendo del canal del nacimiento, debe sentir lo sombrío del futuro y cada uno lo ha sentido. Porque el futuro es desconocido, por eso aparece como sombrío.
No es algo nuevo que el hombre moderno está sintiendo; es como el hombre antiguo. Se puede ir a los registros más antiguos y en ellos, en las antiguas escrituras, se dice “el futuro es sombrío” y como corolario “el pasado era dorado”. “El futuro es sombrío”. El pasado era bueno, satyuag—la Edad del Verdad; y el futuro, kalyuag –la Edad de la Muerte, de la Oscuridad.
Esta es una actitud profunda en la mente; no tiene nada que ver con el tiempo y la realidad que lo rodea y hay que eliminar esa actitud pesimista, Ruparahi. Todo depende de tu forma de verlo.
Por ejemplo, es sencillo decir: “El peso de Occidente es un apesada carga sobre los hombros del mundo: la bomba atómica” y nadie discute eso, es obvio. Pero quisiera que lo pensaran de nuevo, reconsidéralo. De hecho, es la bomba atómica la que ha hecho imposible la guerra. Ahora no puede haber guerra.
En el pasado podríamos haber continuado con las guerras porque nuestras guerras eran ineficientes, no había peligro. Por eso, épocas atrás, en tres mil años, hemos peleado en cinco mil guerras; no había problemas, era un juego justo. Y la egoísta mente masculina disfrutaba mucho. Lo necesitaba. Y las guerras habrían continuado si no hubiera habido bomba atómica. La bomba atómica es el fin de la guerra.
El futuro no es sombrío. La verdadera existencia de la bomba atómica significa ahora que si nos decidimos por la guerra, será un suicidio universal ¿Quién está dispuesto a asumir ese riego? Nadie puede ganar y todos morirán; nadie saldrá ganador ¿pará quéentonces? La guerra sólo es significativa si alguien puede ganar y alguien salir vencido. La guerra se vuelve absurda si nadie puede ganar y ambos son destruidos. Es sólo por la existencia de la bomba atómica que Rusia y Estados Unidos han evitado la guerra; si no, la guerra sería inevitable. Ambos están preparados, absolutamente preparados, pero la bomba atómica lo hace imposible.
Ahora es ridículo ir a la guerra si ambos bandos van a ser destruidos ¿para qué? La bomba ha logrado que desparezca la motivación.
Cuando pienso en la bomba, veo una gran esperanza. No soy nada pesimista. Creo que las cosas mejorarán cada día más. Os sorprendereis; las cosas mejorarán cada vez más, pero es muy simple si podeis comprenderlo.
Es gracias a la bomba atómica que la guerra sería total. Hasta ahora, era algo parcial donde unos pocos morían, pero ahora, toda la Tierra moriría; hemos logrado una supermuerte.. hay tantas bombas que podríamos matar a una persona unas mil veces, podríamos destruir unas mil Tierras como ésta. Esta Tierra es ahora pequeña respecto a nuestro poder destructivo. Comparado con nuestro poder destructivo, la Tierra no es nada.
Ahora, ¿Quién va a asumir ese riesgo y para qué? Nadie va a estar allí para saborear la victoria … nadie va a estar allí.
Osho.