martes, 10 de febrero de 2009

DISFRUTA DE LOS CAMBIOS


Uno debe aprender a que le guste lo que está sucediendo.
Eso se llama madurez. A uno tiene que gustarle lo que ya está ahí.
La inmadurez es vivir siempre en el «debería» v nunca en el «es»...
Y el «es» es el caso. «Debería» es simplemente un sueño.

Sea cual sea el caso, es bueno.
Amalo, que te guste y relájate en él.
Cuando a veces se presente la intensidad, amala.
Cuando se vaya, despídela. Las cosas cambian... la vida es un flujo. Nada permanece igual, de modo que a veces hay grandes espacios y a veces no hay nin­gún lugar al que trasladarse.
Pero ambas cosas son buenas. Las dos son regalos de la existencia. Uno debería de ser tan agradecido que no importa lo que pase, uno siente agradecimiento, gratitud, por vivir, por estar vivo, por haber despertado.

Los climas cambian. A veces es invierno, a veces es verano.Si siempre estás en la misma estación, no disfrutaras los cambios de tu vida.