lunes, 19 de enero de 2009

Abel Desestress


“Tener abierta la conciencia, siempre ayuda a dar luz en la mente de quienes lo necesitan alguna vez” (Abel Desestress)


A casi todo el mundo le parece
que la forma de hablar que tengo
es un poco extraña.
Ningún orador en el mundo habla como yo;
técnicamente, está mal;
¡me lleva el doble de tiempo!

Pero esos oradores tienen
un propósito diferente;
mi propósito es absolutamente
diferente del suyo.

Ellos hablan porque lo han preparado;
están repitiendo algo que han ensayado.
En segundo lugar, hablan
para imponerte una determinada ideología,
una determinada idea.

En tercer lugar, hablar, para ellos,
es un arte; van refinándolo.
En lo que a mí se refiere,
no soy lo que ellos llaman un conferencista
o un orador. Para mí, no es un arte,
o una técnica; ¡técnicamente cada día soy peor!

Pero nuestros propósitos
son totalmente diferentes.
Yo no quiero impresionarte
para poder manipularte.
No intento convencerte
para alcanzar ningún objetivo.

No hablo para convertirte al cristianismo,
al hinduismo, o para que te hagas
musulmán, teísta o ateo;
no me preocupo de eso.
Osho।

“Si has tenido en la marcha un buen paso dejaras huella, y muchos seguirán en ella” (Abel Desestress)