viernes, 28 de noviembre de 2008

La conciencia no siempre te permite ser, lo que expresas. (Abel Desestress)

1) TU ERES LA VIDA...
Primero, tu vida es tu vida, no es la vida de nadie más. No permitas que nadie te domine, no dejes que otros te dicten lo que has de hacer. Eso es una traición a la vida. Si dejas que otros te digan lo que has de hacer, sean tus padres, la sociedad, tu sistema educativo, tus políticos, tus sacerdotes, sean los que sean, si te dejas dominar por los demás, te perderás tu vida. Porque el dominar proviene del exterior y la vida está en tu interior. Nunca se encuentran.
No te estoy diciendo que tengas que ser alguien que siempre diga no a todo. Eso tampoco sirve.
Hay dos clases de gente. Una pertenece al tipo obediente, dispuesto a entregarse a cualquiera. No poseen en su interior un alma independiente. Son inmaduros, infantiles, siempre buscando la figura del padre, buscando a alguien que les diga lo que han o lo que no han de hacer.
No son capaces de confiar en sí mismos. Esa gente forma la mayor parte de la población mundial, las masas.
Luego, en oposición a esa gente, existe una pequeña minoría que rechaza la sociedad, que rechaza los valores de, la sociedad. Ellos creen que son rebeldes. No lo son; son sólo reaccionarios.
Tanto si escuchas a la sociedad como si rechazas la sociedad, si la sociedad permanece siendo el factor determinante, entonces eres dominado por la sociedad
No pelees con la sociedad, se tu mismo, con tus propias ideas, conclusiones y desiciones, errado o acertado siempre tendras el sabor de haber vivido a tu manera, sin esperar que nadie te indique que debes hacer en TU VIDA.

sábado, 22 de noviembre de 2008

martes, 18 de noviembre de 2008

“Huye del lugar donde atesoras recuerdos, ellos solos vendrán a ti, el día correcto, aun no. Hay mucho para vibrar todavía” (Abel Desestress)


Limpia a cada instante el espejo para que no acumule polvo y entonces el espejo reflejará siempre la vida tal como es
"El presente nunca crea futuro; solamente el pasado crea futuro. Entonces la vida se convierte en algo que se vive momento a mo­mento, sin ninguna continuidad con el pasado; vives en este ins­tante. Cuando este instante ha desaparecido, surge otro instante. Vives otro instante que no ha surgido del momento ya desapareci­do, sino de tu consciencia, de tu estar alerta, de tu sentir, de tu ser. Entonces no hay preocupación, ni sueños, ni imaginación sobre el futuro, ni restos del pasado; uno carece de peso, puedes volar...

¿Qué hay que hacer? Con los pasados karmas que has acumu­lado has de practicar el método de prati-prasav: has de ir hacia atrás, vivirlo, revivirlo, para que esas heridas sean cicatrizadas. Habrás acabado con el pasado; la herida se habrá cerrado.

Lo segundo es que cuando el pasado pendiente sea cancelado, entonces habrás acabado con él. Todos los recuerdos habrán sido quemados, las semillas habrán sido quemadas, como si tú nunca hubieras existido, como si hubieras nacido en este mismo instan­te; fresco, fresco como las gotas de rocío al amanecer. Entonces vives con consciencia. Hicieras lo que hicieras con tus recuerdos pasados, haz ahora lo mismo con tu presente. Revívelo conscien­temente, vive cada instante con consciencia. Si eres capaz de vivir cada instante conscientemente no acumularás karmas, no acumu­larás heridas, no acumularás nada. Vivirás una vida sin cargas.

Éste es el significado de "sannyas": vivir sin cargas. Limpia a cada instante el espejo para que no acumule polvo y entonces el espejo reflejará siempre la vida tal como es. Ser un sannyasin es vivir una vida sin cargas, vivir una vida fuera de la fuerza de la gravedad, vivir una vida con alas, vivir una vida a cielo abierto. En los antiguos, en los viejos libros se dice que un sannyasin es un pájaro en el cielo. ¡Lo es! De la misma forma que los pájaros volando en el cielo no dejan huellas, él no deja huellas. Si cami­nas por la tierra, dejarás huellas.

Un hombre inconsciente camina por la tierra. No sólo por la tierra, sino por la tierra húmeda, dejando huellas: el pasado. Un hombre de consciencia vuela como un pájaro. No deja huellas en el cielo; no deja nada. Si miras hacia atrás sólo hay cielo; si miras hacia delante sólo hay cielo. Sin huellas, sin recuerdos. Cuando digo esto no quiero decir que si un Buda se encuentra contigo, no sea capaz de recordarte. Tiene recuerdos, pero no re­cuerdos psicológicos...

Tiene recuerdos existenciales, pero no tiene recuerdos psicológicos. La distinción es muy sutil.

Por ejemplo: ayer viniste a mí y estabas enfadado. Hoy vienes de nuevo y yo me acordaré de ti porque tú viniste ayer. Recordaré tu cara, te reconoceré, pero no cargaré con la herida de tu ira. Eso es para ti. Yo no cargo con la herida que supone el que estuvieras enfadado. En primer lugar, nunca dejé que surgiera la herida. Cuan­do estabas enfadado, era algo que te estabas haciendo a ti, no a mí. Que yo estuviera allí fue simplemente una coincidencia. Yo no cargo con la herida. No me comportaré como si tú fueras la misma persona que ayer estuvo enfadada. La ira no se entromete­rá entre tú y yo. La ira no coloreará nuestra relación presente. Si la ira coloreara nuestra relación presente, eso sería un recuerdo psicológico; cargaría con una herida.

Y un recuerdo psicológico es un proceso de auténtica falsifi­cación. Tú puedes haber venido para solicitar ser perdonado y si yo estoy cargando con la herida no podré ver tu rostro actual que ha venido a por el perdón, que ha venido arrepentido. Si veo el antiguo rostro del ayer todavía veré tu ira en tus ojos, todavía veré al enemigo en ti. Y si te has arrepentido, ya no eres el enemigo. No pudiste dormir durante toda la noche y has venido para ser perdonado. Y yo me comportaré así porque proyectaré el ayer sobre tu rostro. El ayer destruirá completamente la posibilidad del nuevo ser que ha nacido. No aceptaré tu arrepentimiento, no aceptaré que estás arrepentido. Pensaré que eres astuto, pensaré que tras ello hay algo más debido a que la ira-el rostro de un hombre enojado-está todavía presente entre tú y yo. Y puede que lo proyecte tanto que sea imposible para ti arrepentirte. O puede que lo proyecte tan intensamente que te olvides por com­pleto de que has venido para pedir perdón. Mi comportamiento puede convertirse de nuevo en una situación en la cual te vuelvas a enfadar. Y si te vuelves a enfadar, mi proyección será reforzada, fortalecida. Esto es el recuerdo psicológico".
Osho

miércoles, 12 de noviembre de 2008

"La mejor lluvia, es el llanto del amor" (Abel Desestress)

"El hombre ve en su espejo el reflejo de lo que quiere ser" (Abel Desestress)
Moviéndote dentro de una profunda tristeza y lágrimas podrás expresar y liberar muchas heridas que han estado muy enterradas dentro de tu lo profundo de tu psique y de tu energía por años. En esta amorosa atmósfera de apoyo, en donde muchos alrededor de ti están llorando también, sentirás el permiso interno para poder llorar como nunca lo has hecho antes.

El dolor sin expresar causa “dis-ease” y muchos de nuestros problemas psicológicos. Todos necesitamos llorar y liberar el dolor acumulada de nuestro pasado que hace que frecuentemente nuestra vida sea más pesada, seria y llena de dolor.

Las experiencias de dolor y miedo simplemente se disolverán en una gran sanación del corazón. Esta liberación es como un re-nacimiento que libera tu alegría y vitalidad natural, permitiéndote vivir una vida con más fortaleza, una vida vibrante y gozosa. Osho

martes, 4 de noviembre de 2008

La libertad hipotecada


3 de Noviembre de 2008 - 21:35:12 - Federico Jiménez Losantos
Como un engranaje diabólico o como un mecanismo engrasado por el Maligno, el intervencionismo se está instalando en nuestras vidas con pasmosa facilidad. En principio, es para ayudarnos. Al final, será para esclavizarnos, pero por nuestro bien. Toda la libertad que se nos quita es sólo para impedir que nos hagamos daño con ella. ¡Somos tan torpes! El Gobierno anuncia que un sector de la población verá pagada la mitad de su hipoteca por dos años. ¿Por quién? Por otro sector de la población, el que paga impuestos, que no se ha endeudado a lo loco en estos años o ha sido más previsor. Naturalmente, esta es sólo la primera forma astuta que se le ha ocurrido a Zapatero de darles dinero a los bancos haciendo como que ayuda a los pobres, pero en realidad nos hace más pobres a todos, más ricos a bancos y cajas, y él mismo se hace más poderoso.
Nadie protesta, nadie se indigna y la Oposición aplaude o pide más, según la tendencia del neoesclavismo benefactor. Y de hecho, esta marcha borreguil de los injustamente llamados ciudadanos, porque no pasan de siervos voluntarios, se parece a la vuelta de los esclavos liberados en los USA tras la guerra de Secesión buscando recuperar la seguridad de las plantaciones sureñas. Esclava, sí, pero seguridad al cabo. La libertad, por encima de razas, sociedades y circunstancias culturales, sigue siendo un bien poco apetecido por el ser humano. En el mundo moderno y occidentalizado hay, de momento, mucha más oferta que demanda; pero con la crisis el desajuste se equilibra rápidamente.
Basta con que haya miedo, florezca la ruina y temamos por el futuro para que alguien se ofrezca a gestionar nuestro pánico y convertirlo en dulcísima esclavitud. "¿Libertad, para qué?" Para cometer errores, claro, pero ¿no es mejor confiar en el Gobierno, que, de creer a casi todos los medios de comunicación, felizmente controlados, intervenidos o mediatizados, sólo comete aciertos? Por supuesto que sí. En eso estamos. Y la tendencia no es sólo española, es internacional. Los ciudadanos más libres son los que más suspiran por la servidumbre voluntaria, el apesebramiento y la fórmula vitanda de engordar para morir. La granja de Orwell se impone. Triunfa el cerdo, pero sin jamón.

domingo, 2 de noviembre de 2008

“La vida es un mal entendido bien merecido en nuestra soberbia existencia” (Abel Desestress)


Solamente con el vivir te será revelado el misterio। Lo primero que me gustaría decirte es: no lo busques en ninguna otra parte. No lo busques en mí, no lo busques en las escrituras, no lo busques en inteligentes explicaciones; son sólo justificaciones, no explican nada. Simplemente atiborran tu mente vacía, no te hacen consciente de lo que es. Y cuanto más está la mente atiborrada de conocimiento muerto, más torpe te vuelves. El conocimiento intelectual ,adormece tu sensibilidad. Se atiborran de él, cargan con él, refuerzan su ego con él, pero no les aporta luz y no les indica el camino.

Osho